30 oct. 2014

Entrevista a Ariel Brito, presidente en Asociación del Personal Bibliotecario de Gran Canaria



En las islas afortunadas existe una asociación de bibliotecarios que lucha por mejorar el servicio y su situación laboral. Conozcámos a Ariel Brito, presidente en Asociación del Personal Bibliotecario de Gran Canaria 

¿Cómo surgió la asociación y qué proyectos tenéis en el futuro?

La Asociación del Personal Bibliotecario de Gran Canaria (Abigranca) nació  por la necesidad de disponer de un espacio común en el que los bibliotecarios de la isla pudieran encontrarse, formarse, intercambiar experiencias y defender sus intereses. Abigranca, como no podía ser de otra forma, no sólo se preocupa por la situación de los profesionales del sector, sino que reivindica el papel fundamental que representan las bibliotecas para la sociedad. 

Me gustaría reconocer la labor realizada por Doro Santana, primer presidente de la Asociación, que sentó las bases para que los bibliotecarios de la isla estuviéramos organizados.

En cuanto a los proyectos de futuro, en estos momentos estamos luchando porque se apruebe una Ley de Bibliotecas en Canarias, ya que somos la única comunidad autónoma que no cuenta con legislación de ningún tipo en esta materia. 

Otro asunto que estamos estudiando está relacionado con la creación de una asociación de bibliotecarios a nivel regional, que permita pasar de la atomización actual a un modelo integrador. En este asunto estamos trabajando mano a mano con los Profesionales de las Bibliotecas de Tenerife (Probit).

Desde Abigranca creemos que la formación y el reciclaje profesional son  cuestiones fundamentales, de ahí que uno de nuestros grandes objetivos a corto plazo sea la organización de talleres, seminarios y jornadas formativas.



Tienes varios cursos relacionados con el social media, ¿Qué opinas de la figura del bibliotecario incrustado?

El desarrollo de las TIC y, concretamente de los medios sociales, ha modificado la forma en que trabajamos, estudiamos y nos relacionamos con los demás. Las bibliotecas han incorporado de forma paulatina las tecnologías en su quehacer diario y los bibliotecarios, al menos una amplia mayoría, se han adaptado a la perfección. 

Desde mi punto de vista, la figura del bibliotecario incrustado (yo prefiero el término “integrado”) es sumamente interesante. Este profesional tiene su espacio de actividad en los ámbitos académicos y especializados, concretamente en las bibliotecas universitarias; y si las bibliotecas de enseñanza superior han cambiado, por qué no lo iban a hacer sus trabajadores. Afortunadamente, atrás han quedado los tiempos en que el bibliotecario tenía un perfil centrado en exclusiva en el proceso técnico y vinculado a tareas repetitivas y monótonas.

¿Has encontrado alguna diferencia destacable de la gestión en bibliotecas de la Península y las de las Islas?

No creo que hayan diferencias destacables. Quizá en otras regiones existe una mayor tradición de uso y disfrute de estos centros, pero desde el archipiélago se está trabajando con ahínco para que los ciudadanos se beneficien de los numerosos servicios, actividades y recursos que ofrecen las bibliotecas.

¿Cómo ves el futuro de las bibliotecas públicas en España?

Si las partidas presupuestarias siguen descendiendo, el futuro de las bibliotecas públicas se vislumbra realmente complicado. Por poner un ejemplo concreto, el importe destinado a bibliotecas en los Presupuestos Generales del Estado en 2009 fue de 106,91 millones de euros, en 2015 será de 42,65 millones. Los presupuestos autonómicos, salvo honrosas excepciones, tampoco son los adecuados y, para colmo de males, muchas corporaciones locales no disponen de fondos (o eso dicen) para el mantenimiento de sus redes de bibliotecas. 

Asimismo, la aplicación del canon por préstamo en determinados establecimientos accesibles al público, que establece el Real Decreto   624/2014, de 18 de julio, supone el enésimo ataque a las bibliotecas públicas.

Las bibliotecas son espacios de integración, libertad y democracia, y hay materia prima (los profesionales) para seguir ofreciendo un servicio de calidad, pero se necesita un apoyo real y continuo de las administraciones públicas para que no se pierda todo el trabajo que se ha realizado hasta ahora. 


















Ariel Brito
Presidente en Asociación del 
Personal Bibliotecario
 de Gran Canaria (Abigranca) 


Conoce más de esta asociación en

@abigranca

http://abigranca.weebly.com/


No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
Lo que viene siendo una documentalista © 2012 | Designed by Bubble Shooter , in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions