9 jul. 2014

Entrevista a José Alberto Albarracín Ramírez, presidente de la Asociación ABDM



Hoy "Lo que viene siendo una documentalista" tiene el honor de entrevistar al presidente de la Asociación Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid, José Alberto Albarracín Ramírez.
No os perdáis esta entrevista y compartirla con todos vuestros amigos documentalistas, bibliotecarios y archiveros. Enemigos también. Entre todos podemos reforzar nuestra profesión con este asociación en Madrid.



-¿Cuándo se formó la asociación y por qué?

La Asociación ABDM se fundó, por 3 personas, cada uno de un ámbito de las ciencias de la documentación, el día 5 de julio de 2012 con el objetivo de conducir el proceso de creación de un colegio profesional de archiveros, bibliotecarios y documentalistas en la Comunidad de Madrid y, una vez logrado, pasaría disolverse.

En varias ocasiones y foros hemos publicado las razones de nuestra creación pero, con gusto volveré a señalarlas. La creación de la Asociación ABDM  surgió también para poder solventar, básicamente, problemas de falta formalidad, seguridad jurídica y legal, que presentaba la solicitud que fue presentada por un grupo de profesionales independientes (en los que me incluyo) bajo la bandera de la denominada Plataforma COABDM que, en sí, no es una organización formal.

Entonces estábamos convencidos de que para presentar la solicitud de creación de colegio, no era necesario que una organización o, en esta caso, asociación la presentara pero, sin embargo es muy conveniente. Cuando se presentó la solicitud, no se constituyó una organización o asociación formal para gestionar el proceso, lo cual presenta problemas de:

-          Representación formal: los que firmamos, solo firmamos por nosotros mismos y no lo hacemos en nombre de nadie más. Si hubiéramos sido una asociación, hubiéremos celebrado una asamblea para votar si solicitar o no un colegio. Con tal decisión, se hubiera autorizado al presidente o presidenta a realizar el trámite y éste o ésta, hubiera firmado legal y formalmente en nombre de todos los asociados, si la decisión hubiera sido presentar la solicitud.
-          Comunicación con la administración: Al firmar independientemente, el Área de Colegios se ha de comunicar con todos un cada uno de los firmantes. Imagina su se llegan a firmar la solicitud por 200, 300 o 400 personas. Con una asociación la comunicación es de uno a uno.
-          Legalidad: una asociación puede hacer muchas cosas pues es una organización formal y con un CIF: recaudar cuotas, organizar un presupuesto, organizar cursos, firmar acuerdos, etc. Una de los asuntos más importantes que debe llevar a cabo una asociación es guardar los datos personales de los socios con las mínimas garantías legales. A la hora de presentar la solicitud, la Comunidad de Madrid nos pedirá datos de las personas que desena crear el colegio y que pueden optar a colegiarse en función de la titulación universitaria que poseen. Por eso estamos exigiendo que los socios, aparte de rellenar un formulario de solicitud, nos den una copia de su DNI y una de su título universitario, entre otros requisitos, que estamos guardando celosamente.

Además, nos hemos puesto en contactos con representantes y primeros colegidos del COBDC y del COBDCV y todos ellos nos dijeron que comenzaron como asociaciones y que creen que es la mejor forma de llevar a cabo el proceso.



-¿Cuáles son los proyectos y propuestas a corto y largo plazo?

Ahora mismo estamos un una campaña de captación para logar alcanzar nuestro objetivo de 200 o más socios. Todas las acciones que estamos y estaremos llevando a cabo, van en ese sentido. Vamos poco a poco pues, esto requiere esfuerzo y tiempo y no todos tenemos todo el tiempo que quisiéramos para ir más rápido. Tenemos mucho trabajo avanzado y, básicamente, solo habría que actualizarlo y contar con ese mínimo. Mínimo que el Área de Colegios de la Comunidad de Madrid considera debe ser necesario alcanzar para que la solicitud comience a tramitarse. Claro, un colegio profesional no va a estar formado por poca gente.

Ahora mismo ofrecemos a todo el mundo que quiera, la oportunidad de participar en este proyecto que, tanto profesional como personalmente, le puede dar grandes beneficios. Así que, desde aquí, animo a que todo el que quiera nos eche una mano y creo que participar en una iniciativa como esta puede resultarle beneficioso a todo el forme parte de la misma.

En cuanto a servicios, ahora mismo podemos ofrecer un servicio de Asesoría Jurídica. Tenemos firmado un convenio de colaboración con una firma de abogados y por el mero hecho de ser socio, se le aplican una serie de descuentos a las personas que decidan contratar los servicios legales de la Asesoría Jurídica. También, ofrecemos un boletín de noticias basado en Scoop.it e información que vamos publicando en nuestra página y redes sociales.

Pero, también tenemos en mente poner en marcha, solo para socios, uno de formación, de bolsa de trabajo y estamos contemplando la posibilidad de crear una bolsa de peritos judiciales.

Todo se andará.


-¿En qué puede ayudar la asociación a un documentalista?

Somos una asociación con un objetivo muy concreto y todo lo que hacemos va encaminado a crear el colegio. Creo que, como beneficio más directo la asociación puede ayudar a un documentalista a pertenecer a un grupo que se está moviendo para conseguir algo muy bueno, no solo para él, sino para todos. Si se une y participa, va a empezar a conocer gente, otros profesionales que le pueden ayudar en cualquier otro momento, a hacer “networking”, como se conoce ahora, va poner en práctica sus habilidades y conocimientos y, desde luego, eso es algo que puede ponerse en el currículo. ¿Qué mejor premio que decir que uno o una ha colaborado activamente en la creación de un colegio profesional? Tal vez pueda equipararse a crear una empresa.

Todos los que estamos aquí, desde hace mucho tiempo ya, no lo hacemos por motivos económicos o de prestigio profesional a corto plazo. Veremos los resultados de nuestro esfuerzo a medio o largo plazo y también dependerá de quienes estén dirigiendo el futuro colegio pero, desde luego estoy convencido de que un colegio profesional para nuestra profesión es más que necesario y conveniente en todos los sentidos. Va a proteger a los profesionales, a la profesión y también va a ser garante de la calidad y la profesionalidad con la que clientes y usuarios van a recibir los productos y servicios, por nuestra parte.


-¿Con la creación de colegio de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid las empresas conocerán más nuestra profesión?

Sin duda alguna. Estoy seguro de ello. Si se crea un colegio profesional y no es capaz de promocionar, regular, vigilar la profesión a la vez que ayudar, cooperar e interrelacionarse con las empresas para que sepan el valor que les podemos dar, ¿para qué lo querríamos?

Además, hay que tener en cuenta que un colegio profesional también es un referente y es dónde van a acudir empresa y la administración pública cuando se traten temas que afecten a la profesión en su conjunto y no solo a los profesionales colegiados. Por ejemplo, es dónde se solicitarían personal de una lista de peritos, es dónde se podría solicitar un informe del estado de la profesión, es con quién se tiene contar si de crease un proyecto de ley de bibliotecas o archivos de la Comunidad de Madrid o también con el que se tiene que contar si se fuera a reformar el título de Grado de Información y Documentación o un máster oficial relacionado, etc.

Un colegio profesional es una entidad semipública o semiprivada a la cual la administración regional le cede la potestad de regular una profesión. Es un organismo oficial al que obligatoriamente hay que consultar asuntos de la profesión. Por tanto, una entidad de esta categoría hará que se conozca mucho mejor la figura del archivero, bibliotecario, documentalista y otros profesionales de las ciencias de la documentación.


-¿Como documentalista, cómo ves el panorama actual de la documentación?

Pues, en general, como hace unos años, el panorama no parece que hay cambiado mucho. Siguen desconociéndonos y valorándonos poco. Aunque creo que cada vez es menos y las empresas nos van conociendo más y más, el ritmo sigue siendo lento. Sigo viendo muchas ofertas de empleo en la que no se saben qué tipo de profesional piden o si piden un perfil doble (la clásica oferta en la que piden funciones y tareas de dos persona pero, quieren contratar a una para ahorrarse un sueldo).

Por parte del sector público, se ha reducido tanto la convocatoria de plazas que es mejor que nos vayamos adaptando, si no hemos hecho ya, a la situación actual y buscar nuestro hueco. Nuestra profesión es más conocida y respetada en el sector público y, en mi opinión, durante mucho tiempo se ha impartido una formación que no ha dado a los estudiantes herramientas y habilidades suficientes para poder desarrollar su carrera profesional tanto en el ámbito público como privado y esto es un hándicap. Hay excepciones y hay universidades que dar una formación más completa o, al menos, que hace que el profesional pueda adaptarse mejor al mercado laboral.

Hoy en día hay campos profesionales que se abren ante nosotros con la irrupción de las tecnologías 2.0, redes sociales, la web semántica, el big data, la gestión documental, la factura electrónica, la e-administración,  el archivo electrónico, datos abiertos y datos abiertos vinculados, etc., nos proporcionan oportunidades que antes no teníamos que podemos aprovechar para poder trabaja y desarrollar nuestra carrera profesional.


-¿Crees que se está perdiendo el perfil de documentalista frente a los content curators y los community manager?

No, no lo creo. En esencia son casi lo mismo aunque parece que está de moda. Podríamos decir que son una especialización de la labor del documentalista, un documentalista que ha aprendido o adquirido nuevos conocimientos para convertirse en community manager o content curator. Es a lo que me refiero con los nuevos campos que se abren ante nosotros y que podemos aprovechar para buscar nuestro sitio, si aun no lo hemos encontrado.

A este respecto, un colegio profesional puede hacer mucho en pro de la regulación de la profesión y de todas sus especialidades. No se trata de poner cortapisas o de restringir, se trata de ordenar la profesión y de reconocer a las distintas ramas y especialidades de la profesión y darles luego promoción. Y a la hora de darles promoción, un colegio profesional logrará a su vez que la profesión y sus especialidades vayan ganando la visibilidad que hoy tanto nos falta.

- Por último, ¿qué hay que requisitos son necesarios y qué procedimiento hay que seguir para ser socios de la Asociación ABDM?

Sé que a veces se suscitan algunas dudas a la hora de seguir el proceso de cómo socios. Espero aclarar las dudas con estas palabras y, aunque las instrucciones se pueden hallar en el formulario de inscripción, procuraré ser breve.

En primer lugar, hay que ir a la página principal de la Asociación ABDM (http://asociacionabdm.hol.es) y hacer click, bajo el calendario, en el enlace de Formulario de Inscripción de Socios Personales:

Solo hay que rellenar el formulario, pulsar enviar y, una vez completado, hacer un ingreso en nuestra cuenta de 5€ y enviarnos por correo portal o electrónico la documentación que pedimos. La cuota es por año natural y se cobran 5€ tanto si se apunta uno en enero como diciembre. Es más bien un cuota simbólica que se empleará, básicamente, en gastos de material de ofician y papeleo con la administración.

Con respecto a los tipos de socios que se muestran en el formulario, los solicitantes pueden marcar uno o varios (según el caso), y según nuestros estatutos, hay que tener en cuenta lo siguiente para marcar una o varias opciones:

A)    “Asociado/a”: es aquel que posee el título de Grado de Información y Documentación, la Diplomatura en Biblioteconomía y Documentación, Licenciatura en Documentación, Doctorado o Máster oficial en materias relacionadas con la archivística, biblioteconomía y la documentación.

B)    “Funcionario”: todo aquel que sea funcionario de cualquier administración pública y que pertenezca a un cuerpo de facultativos superiores (nivel de licenciado o graduado) o a un cuerpo de ayudantes o técnicos (nivel de diplomado) de archivos, bibliotecas o centros de documentación, independientemente del título universitario que posea.

C)    “Adherido (Disposición Transitoria Primera Estatutos)”: toda aquella persona que teniendo un título universitario distinto a los solicitadas, que no es funcionaria y que pueda justificar fehacientemente que lleva trabajando, al menos 2 años, como archivero, bibliotecario, documentalista u otro puesto de trabajo relacionado con las ciencias de la documentación.

D)    “No ejerciente”: Cualquier solicitante que, estando encuadrado en alguna de las situaciones anteriores, no ejerce la profesión (archivero, bibliotecario, documentalista, etc.), por cualquier causa.

E)     “Simpatizante”: Cualquier otra persona que, apoye, aliente o simpatice con la causa, quiera y no cumpla alguno de los requisitos para ser socio o no quiera afiliarse o participar. Sería como pedir una firma de apoyo y no sería necesario que abonase la cuota.

Así pues, y en relación con el tipo de socio, para completar el trámite de afiliación a la Asociación ABDM, necesitaremos que nos envíen por correo electrónico (escaneado) o postal (fotocopia simple), copias de la siguiente documentación:

1.      DNI.
2.      Títulos académicos: al menos uno de los descritos en “Asociado/a”.
3.      En su defecto, otro título universitario y documentación acreditativa del ejercicio de la profesión.
4.      Carta de servicios o documentación que acredite su cuerpo y escala, en el caso de los funcionarios.
5.      Otra documentación que el solicitante considere: demanda de empleo, cursos, currículum vitae, contratos, etc.
6.      Justificante del ingreso de la cuota anual de 5€


Toda esta documentación y todo este trámite parece muy pesado pero, a la hora de que la Comunidad de Madrid examine nuestra solicitud y analice el libro de socios, lo primero que hará será ver quién, de todos ellos, puede ser considerado colegiable. Es decir, que si la asociación, por tanto, sus socios, solicitan un colegio, quieran analizar si todos ellos tienen al menos un título universitario y/o experiencia necesaria para poder formar parte de un colegio como colegiados. Ese trámite ya lo se lo ahorramos a la administración y así, vamos adelantando trabajo y haremos que el proceso vaya más rápido.

También disponemos de un formulario de inscripción de socios institucionales para empresas, entidades u organismos que quieran apoyarnos. Con los socios institucionales, la relación que planteamos siempre vendrá dada por un convenio de colaboración por el cual tanto la Asociación ABDM y la empresa o entidad asociada puedan beneficiarse mutuamente.


- ¿Cómo pueden las personas interesadas ponerse en contacto con vosotros ya sea para asociarse, para cualquier asunto o duda que quieran aclara?

            Las personas interesadas pueden ir a visitar nuestra página web: http://asociacionabdm.hol.es, ir a “Nosotros” y luego “Contacto”. Allí podrán ver que hemos puesto a su disposición estas vías de comunicación.

         Correos electrónicos:
         secretaria.abdm@gmail.com
         infor.abdm@gmail.com
         Twitter:@AsocABDM
         Facebook: https://www.facebook.com/asociacionABDM
         Google +:https://plus.google.com/+AbdmTk/posts




José Alberto Albarracín Ramírez
Presidente de la ABDM

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
Lo que viene siendo una documentalista © 2012 | Designed by Bubble Shooter , in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions